En el último siglo, las mujeres han logrado incorporarse, cada vez más, a diversas actividades económicas. No obstante, hay algunos ámbitos laborales que siempre se han reservado a los hombres y el empeño de muchas representantes del género femenino, emprendedoras y valientes, es lo que ha abierto el camino para que otras lleguen a todos los espacios.

Esto es lo que, en la ficción, procuran hacer las tres mujeres protagonistas de Por todo lo alto, una telenovela escrita por Vivel Nouel, para RCTV Producciones.

En un idílico aeropuerto de El Caribe, tres imponentes jóvenes luchan por realizar sus sueños al ganarse las alas de un mundo donde solo vuelan los hombres.

La primera de ellas, Anabella Marcano, una inquieta mujer que desea emular a su fallecido padre y pilotear los aviones más elegantes y potentes del mundo para “Alas del Caribe”, la aerolínea familiar. Su madre se opone a este sueño de Anabella, ya que su primer esposo murió en un misterioso accidente aéreo.

A pesar de eso, la joven rebelde decide ser aeromoza en la aerolínea de su padrastro, mientras estudia aviación a escondidas de su progenitora.

Nuestra segunda protagonista es Morana Bastardo, sensual, manipuladora y sin escrúpulos.  Proveniente de un hogar muy humilde, donde debe superar múltiples obstáculos para alcanzar su poderosa posición como asistente de vuelo senior en la aerolínea. Morana se llena de envidia y rencor contra Anabela por considerar que recibe privilegios de su familia. Un trágico suceso hará que jure venganza contra la novel azafata.

Dulce María Hidalgo, la tercera protagonista, decide abrirse paso en un ambiente donde definitivamente predominan los hombres. Se convierte en mecánica de aviones para la aerolínea “Lince”. Bajo el uniforme de trabajo pesado esconde su tosca femineidad.

Cada una de estas mujeres batallarán por alcanzar sus proyectos profesionales, mientras realizarán grandes cruzadas para que triunfe el amor.

 

Anabella caerá en los brazos manipuladores de Humberto, un piloto mediocre y hermano secreto de Morana, quien promete casarse con ella y ayudarla en sus estudios, pero, en realidad, pretende robarle su herencia. El hombre que de verdad la apoyará es Rubén Alegría, un guardia de seguridad que hace lo imposible por ser piloto y se enamora perdidamente de ella.

Morana, por su parte, solo siente amor sincero por su hermano, pero se encapricha con Rubén Alegría, únicamente por quitárselo a Anabella. En paralelo, usa sus atributos y belleza para manipular a otros hombres de poder que tiene a su lado.

Dulce María, además de los aviones, fija sus ojos en Alcides Urquiaga, el hijo de su jefe, un galán rompecorazones que nada más la ve como una más de sus amigos.  La familia de Alcides desea que este sea piloto, pero él sufre de vértigo y  desea ser músico. Y aunque pretenderá a Anabella, finalmente se enamorará de Dulce María.

Por todo lo alto es una atractiva producción sobre el competitivo mundo de la aviación comercial, con mucha aventura, intriga y romance. Escríbenos para adquirir la licencia de este y otros productos de nuestro catálogo.

es_ESSpanish